9 de mayo de 2010

Tiempo


Hace unos días, mis pasos tomaban dirección hacia Santiago, desde allí mi rumbo seguía al encuentro con personas a  quienes gracias a Soraya tengo el privilegio de tener en mi corazón con un lugar privilegiado. 
En cada ocasión donde la razón de viaje ha tenido como consigna de nacimiento la raíz de tu música, vienes de esas maneras tan particulares a manifestarte, a decirme: estoy aquí contigo, te cuidaré , todo saldrá bien...


Esta vez no fue la excepción, lo cual te agradezco infinitamente, me recibiste con tus melodias cuando en Santiago al abrir la puerta del departamento de mi amigo Daniel, una emisora radial tocaba ''Como Sería'', respiré profundo y sonreímos, era la Sory y venía a saludarnos de esa forma tan especial que ella tiene.
Pasaron las horas y pronto ya debía llegar un transporte que me trasladaría al aeropuerto santiaguino, cargue mi mochila, la maleta y abajo ya estaba el minibus esperando, el conductor abre la puerta y escucho como una voz dulce y tan conocida para mi, canta  y me recibe con:''...no me preguntes porque, porque te miro asi...'', con mucha emoción en el aire, yo en la soledad de ese transporte casi a las 4 de la madrugada tenia una bienvenida angelical, Soraya me daba nuevamente la certeza de su mágica compañía a través de la radio, fue tanta mi alegría y agradable sorpresa que llamé a mi amigo para que también escuchase, e incluso grabe un pequeño video con el instante.


Porque hablo un poco de esto en una fecha tan fuerte para nosotros. Es simplemente porque son señales, tengo la absoluta certeza que Soraya nos acompaña muy de cerca, si bien ya no tiene una imagen tangible a nuestros ojos, bajo estas expresiones  ella dice presente siempre y eso es lo que agradezco con el alma entera. Notablemente en cada persona Sorayista que tengo el privilegio de conocer y entablar amistad, Soraya ha dejado un pedacito de su ser, quizás por esa razón da estas señales tan particulares.


El video que acompaña estas palabras, es de mi amigo Javier Barcenilla, con quien tuve el privilegio de compartir una amena charla Sorayista en Buenos Aires. Javi, estoy muy agradecida por haberme brindado parte de tu tiempo, tus palabras y  obsequios que valoro muchísimo, te prometí que la grabación la pondría en este espacio que tributa a Sory en esta fecha especial y con todo honor le brindo este espacio.


La vida no se acaba con la rotura de la guitarra, la canción sigue en el aire dando vibrato a la voz que viene del cielo a llenar con momentos mágicos la existencia de personas que unidas por ese ritmo, siguen entonando a coro tu mejor canción Soraya.


Gracias por cuidarme, sobre todo en el momento difícil que nos tocó vivir allá lejos, me diste fuerzas para enfrentar la situación y que nada malo nos aconteciera.

Soraya gracias por seguir presente a tu manera, sembramos amor en tu eternidad.







Publicar un comentario