26 de octubre de 2009

Soraya-Misión corriendo en equipo, educando y motivando la lucha contra el cáncer de seno


Resulta curioso como la vida va tejiendo las situaciones y encajándolas como un enorme rompecabezas con las piezas precisas en los lugares adecuados en tiempo y espacio. Así ocurrió este año al comenzar la organización y posterior puesta en marcha de nuestra participación como miembras activas de Soraya-Misión, en el evento chileno "5ta Caminata por la Vida Yo Mujer", realizado el 04 de Octubre en la capital Santiago.

Las tareas demandadas no eran fáciles de lograr, había que nuevamente consolidar el vínculo que se estableció el año pasado con el directorio de la Corporación Yo Mujer , además de coordinar y delegar las tareas que implica organizarse, sobre todo cuando algunas estamos en otros puntos del país y ahora digo mundo...(más adelante se sabrá). Pero el primer punto destacable fue que se fabricaron dias de 25,26 y hasta 30 horas para cumplir los objetivos y eso ayudado con la caricia divina de Sorayita que sin dudas nos fue iluminando los caminos por donde debiamos transitar, hicieron posible concretar nuestro Stand-módulo informativo en el evento y con presencia internacional por doquier!!



No sabia (personalmente) de la astucia con que 3 cabecitas internacionales - y en total hermetismo- también estaban preparando una sorpresa vínculada con la participación en la Caminata por la Vida. Mientras quien suscribe preparaba en su "fábrica de horas" instantes para diseñar, imprimir, cortar, pegar. Y en Santiago, también ponian horas de esfuerzo para la confección de cd`s, préstamo de indumentaria, impresión de sobres y un laaaargo etcétera. En las 3 cabezas internacionales con gusto a Tango y a Mofongo se elugubraba lo que sería la guinda de la torta para este evento. Me resultaba muy sospechoso que se me preguntase cada ciertos días, como iba con los preparativos para la Corrida, a lo que solía responder : ''Va avanzando'', ''estan quedando hermosos'', ''me falta poquito''. Así pasaron  los días hasta que llegó el viernes 02 de octubre, día clave para lo que sucedería en la posteridad...

Mi maleta venia cargada de los implementos creados para la Corrida, todos con el sello de Soraya-Misión, mientras mi cabeza aún se preguntaba porque la idea era estar allí en el aeropuerto el viernes... A los 10 minutos de aterrizar, y con un abrazo que me estremeció comenzé a comprender el porqué.


Dos de las loquitas cabezas internacionales con acento allende la cordillera, me recibieron y no lo podía creer, rapidamente me hicieron caminar hacia el bus transfer, cuando en plena escalera una voz de metal inconfundiblemente Boricua hizo que automáticamente diera vuelta mi cabeza y sinceramente quedé helada, no supe como reaccionar fisicamente, pero por dentro me sentí feliz de estar tan acompañada por personas a las que tanto admiro y quiero.
Se preguntarán quienes eran las 3 cabezas locas internacionales, aqui van sus nombres: Agnes, Laura y Stephi.

Sin lugar a dudas esta nueva edición de la Corrida por la Vida, sería y fue algo muy delicadamente especial, con personas queridisimas que si no fuera por la union que Soraya logró a través de su música sin fronteras en nuestros corazones, nada de esto sería posible.



Compartimos tres días llenos de momentos únicos. Contemplé con agradecimiento inmenso ver el brillo de los ojos de Laura, al visitar cada sitio en Isla Negra, lugar tan especial para nosotros los Sorayistas, comprendimos todas quienes le acompañamos en ese paseo, lo importante que era redescubrir cada lugar , empaparse de su mágia y el aire que a veces se hace diferente y más purificador cuando sientes que recorre tus pulmones con la savia de estar ayudando a cumplir un sueño.


Cuando llegaba raudo el domingo, la preparación y las ganas de estar literalmente con la camiseta puesta, nos llevaron al lugar de la 5ta Corrida por la Vida. Más de cuatro mil participantes para una carrera que contemplaba 5 y 10 Kms según la categoría. Obviamente nuestras representantes fueron en búsqueda del 5K y a su llegada les esperaba la foto de rigor, además de un tanque de óxigeno preparado para la ocasión (jajaja, ya saben que eso es broma), mientras en el Stand se ultimaban detalles con los souvenires, cd's y las bolsitas que serían obsequiadas a las sobrevivientes y mujeres en pleno tratamiento que tienen el temple y coraje de participar en la carrera.


Tuvimos la oportunidad de llevar el mensaje de Soraya a personas de todas las edades, especialmente a las jóvenes que se acercaban espontáneamente a informarse, preguntar, aclarar dudas. Sentimos el cariño por Soraya, el aliento de seguir adelante que en cada conversación logramos. Que decir de Agnes Boriqueña a quien le pidieron hasta sacarse fotografías con los participantes, mientras Fefita, Laura, Minaly, Jacqui y Daisy compartían la misión de dar el mensaje y brindar sonrisas a quienes nos visitaban. A la vez, Jessi experta en Relaciones públicas y quien suscribe(aprendiz en ese arte) gestionabamos visitas de personajes y fotografiábamos para la posteridad como iba avanzando positivamente el evento.

Uno de los momentos más especiales de la jornada, sucedió cuando la presidenta de la Corporación Yo Mujer, Anita Cox, invitó a subir al escenario a representantes de Soraya-Misión y a las sobrevivientes participantes de la Corrida, para hacerles entrega a cada una de ellas un obsequio con nuestro sello. Destacó la labor abnegada y desinteresada de llevar el mensaje de Soraya a todas las mujeres y familias. Los aplausos surgieron espontáneos y fue verdaderamente un honor mezclado con emoción ver coronadas las sorpresas y el esfuerzo de meses en un acto tan significativo para todos nosotros.



La satisfacción de cumplir a cabalidad y con tan cálida recepción nos dejó el corazón contento, había que terminar días tan hermosos sintiendo la compañia de cada una de las personitas que hicieron posible esta realización: Boricua, Lauri, Fefita, GRACIAS por ser parte activa y presente en tan bellos días, por haber dejado vuestros hogares, y viajar en post de acompañarnos en un sueño común. Los días pasaron demasiado rápido, ojalá la fábrica de horas pudiera cumplir con todas aquellas que faltan para hacer que jamás llegase el momento de las despedidas, pues son duras, dolorosas en el alma. Pero creo sinceramente que siempre queda presente en nuestras almas la esperanza de que vendrán nuevas dichas en vuestra presencia, y que la labor realizada seguirá rindiendo frutos por alrededor de toda América Látina, cada uno de nosotros tiene la semilla que convierte a la misión que Soraya encomiablemente abogó en una realidad...


Gracias sinceras a todas, las quiero con todo mi corazón. Y aquí un regalo para todas ustedes!!!


Publicar un comentario